Copyright © 2019 Lanzarote Fashion Weekend.
Islas Canarias, España.

Ágatha Ruíz de la Prada: “De pequeña venir a Lanzarote me parecía lo máximo, aquí todo era increíble.

Ágatha Ruiz de la Prada en Lanzarote Fashion Weekend

Ágatha Ruíz de la Prada: “De pequeña venir a Lanzarote me parecía lo máximo, aquí todo era increíble.

La diseñadora madrileña, vinculada a la isla desde su niñez, será la protagonista de la 2ª edición de Lanzarote Fashion Weekend que se celebrará el próximo 18 de mayo.

 

La diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada, y su colorida concepción del diseño, son  protagonistas de la 2ª edición de Lanzarote Fashion Weekend, la innovadora iniciativa internacional que organizan CACT Lanzarote con el objetivo de que valores inherentes a Lanzarote como son la sostenibilidad, la naturaleza y el arte, se conviertan en la mejor plataforma para que las marcas internacionales puedan llegar mejor y estrechar sus vínculos con sus clientes.

Tras el éxito alcanzado el pasado año de la mano del creador catalán Custo, Ágatha Ruíz de la Prada, muy vinculada a Lanzarote y a Cesar Manrique desde su niñez, será la encargada de personalizar esta nueva edición.

Recién llegada de Madrid reconoce que este reencuentro con la isla es para ella muy especial. “Pasé tanto tiempo en Lanzarote, y hace tantos años que no he vuelto, cerca de veinte… no sé bien porqué, la verdad es que me paso el día hablándoles de Lanzarote a mis hijos, que aún no lo conocen, y este reencuentro con la isla me ha hecho mucha ilusión”, asegura, confesando que espera que sus hijos conozcan por fin la isla con motivo de la celebración de la Lanzarote Fashion Weekend el próximo 18 de mayo.

 

Pasión por el diseño y la cultura

 

Hija de un arquitecto y aristócrata madrileño y una aristócrata catalana, todo el universo de la diseñadora ha girado en torno a cultura, el arte y el diseño. “Me recuerdo siempre pintando, desde muy pequeña, me gustaba mucho el dibujo, el diseño, la arquitectura, pero era muy mala estudiante, y la verdad es que mi madre, que no fue ni al colegio, tenía profesores particulares en casa para formarse, no le daba demasiada importancia a eso. Lo cierto es que en una familia más convencional yo hubiera sido arquitecta, era lo lógico”, explica. “Sin embargo, en un momento dado, me di cuenta que la moda podía llegar a ser muy importante y, además, era un terreno en el que confluía todo lo que me gustaba: el diseño, el dibujo, la ropa… más adelante me di cuenta que un diseñador de moda puede hacer muchas cosas que también hace un arquitecto”.

Casa Museo del Campesino

La arquitectura ha estado presente en cada momento de su vida y, para ella, el máximo ejemplo de arquitectura y diseño está en Lanzarote, una isla diseñada por un artista único. “Cuando era pequeña vivíamos entre Madrid y Barcelona, y veraneábamos, primero en San Sebastián y después en Mallorca, pero, de repente, mi padre, que era el gran arquitecto de Madrid, se arruinó y las cosas cambiaron”, cuenta. “Mi padre recibió una llamada de César Manrique que le dijo: “Juan Manuel, vente a Canarias”. Y mi padre compró una casita pequeña en Gran Canaria y se hizo una casa, al borde del mar, en Lanzarote. Para aquel entonces mis padres ya estaban prácticamente separados, nosotros vivíamos con mi madre, y veníamos aquí en verano y Navidad. Yo tendría unos trece años”.

 

Lanzarote, el paraíso

 

La diseñadora recuerda aquella época con una sonrisa. “Mis recuerdos de Lanzarote son increíbles. Mi padre era amigo íntimo de César Manrique  y yo me acabé haciendo muy amiga de él, tanto como mi padre o más aún”, asegura. “Entonces él vivía en la Casa de las Burbujas… venir a Lanzarote era un auténtico regalo. Mientras en la península aún se vivía con un cierto ambiente gris, todavía no había muerto Franco, aquí todo era luminoso”.

Se le acumulan los recuerdos. Los relojes Citizen con los que regresaban a Madrid, las cajas redondas de galletas holandesas… “Nos parecía lo máximo Lanzarote. Llegábamos de Madrid a una casa increíble en una costa de rocas negras y nos pasábamos todo el día en bañador, en una isla que tenía, y sigue teniendo, una luz increíble”, y añade. “Además, mi padre siempre fue un gran coleccionista de arte y aquí siempre estaba rodeado de pintores y artistas. Era un ambiente muy cultural”.

Más adelante, la relación entre el artista y la diseñadora ya se hizo más personal. “En una época en la que a los hombres ni se les ocurriría ponerse mis diseños, César ya iba vestido de Ágatha… me encargaba ropa y la lucía, sin ningún problema”, afirma sonriendo. “Ahora mismo parece algo normal, pero en aquellos años, no”.

Pero para la diseñadora la mejor creación de Manrique fue la propia Isla. “Para mí su gran obra es Lanzarote, él soñó con convertir la isla en un lugar único, mágico, exclusivo, sofisticado y glamuroso, y lo consiguió”, asegura.

Influencias y ecologismo de César Manrique

 

Ágatha Ruíz de la Prada no sabe si la influencia de Lanzarote fue definitiva para su particular estilo, aunque tiene claro que le influyó. “Al final, a todos nos influye cada cosa que nos rodea, y evidentemente César Manrique tuvo que influir en mí, en mi casa teníamos muchos cuadros suyos, pero también la isla”, señala. “Siempre me impresionó pensar en que había sido capaz de diseñar una isla… si eso era posible, yo podía hacer cualquier tipo de diseño, toallas, maletas, juegos de sábanas, zapatos… cualquier cosa”.

Su estancia en la isla también marco su pasión por el medio ambiente y el ecologismo. “Mis padres, los dos, eran muy respetuosos con el medio ambiente, pero nuestra estancia en Lanzarote nos hizo aún más conscientes de su importancia”, explica. “En aquella época, el agua nos llegaba a casa en un camión cisterna… no podíamos desperdiciarla… desde entonces me conciencie muchísimo en la escasez de los recursos naturales y lo importante que es no desperdiciarlos”, y añade. “El sueño de César era hacer una isla totalmente ecológica y lo logró, en un lugar que ya era mágico de por sí. Eso es lo que ahora pretende conseguir todo el mundo, todos los destinos, pero él fue un pionero”.

Sus recuerdos de la isla no se limitan sólo al tiempo pasado con César Manrique o las jornadas de playa, recuerda también las Montañas del Fuego y las visitas a los Jameos del Agua. “En aquella época nos bañábamos en la piscina de Jameos, ahora ya sé que no se puede. Me parecía un sitio increíble”, confiesa.

Ágatha Ruiz de la Prada en Lanzarote Fashion Weekend

Fuel el propio Custo el que le habló de la Lanzarote Fashion Weekend. “Somos bastante amigos y él fue el que me contó esta iniciativa, y me animó mucho”, señala. “De momento, aún no puedo decir nada de la colección que presentaré porque, como ya dije, llevaba veinte años sin venir a la isla y este viaje es crucial, en ese sentido. Espero poder inspirarme estos días y crear una estupenda colección centrada en la isla”.

El próximo sábado, 18 de mayo, a partir de las 20.00 horas, el tubo volcánico de Jameos del Agua volverá a convertirse en una pasarela internacional de moda que reunirá a periodistas especializados, celebrities y famosos alrededor de la diseñadora madrileña.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.